El antienvejecimiento tiene nombre español

Hace casi treinta años Ana Fridda Dorsch era una mujer enferma. Padecía un edema incurable que le producía cicatrices, flacidez, estrías y envejecimiento prematuro de la piel. Ante esa situación, decidió coger el toro por los cuernos, doctorarse en Medicina Natural por la Universidad de Miami e investigar por su cuenta aquellos principios activos y […]

Read More