Por compra de más de 60 € Envío Gratis España Peninsular

Ver condiciones Protección de datos aquí

El Blog de Fridda Dorsch

Prebióticos y probióticos en cosmética, ¿cuáles son sus beneficios para la piel?

Fridda Dorsch | Prebióticos y probióticos en cosmética, ¿cuáles son sus beneficios para la piel?

En el antiguo Egipto, Cleopatra se sumergía en baños de leche de burra para tener una piel suave y luminosa. Este secreto de belleza milenario se basa en la acción de proteínas y microorganismos vivos que equilibran la salud de la piel. Actualmente, la ciencia se basa en nuestras antecesoras con el auge de la cosmética prebiótica y probiótica, utilizando estos activos para mantener el equilibrio homeostático y proteger contra bacterias patógenas.

¿Qué son los prebióticos y los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos (por ejemplo, el lactobacillus) que se usan desde hace muchos años en alimentación para reforzar la flora de las paredes intestinales. Los probióticos lisados son fragmentos de los probióticos y de esta manera se “rompen” y se inactivan. Es una forma de usar los probióticos en cosmética sin que supongan una carga bacteriana en la crema, alimentan las bacterias beneficiosas para el organismo como lo hacen los prebióticos.

En cuanto a los prebióticos, son carbohidratos vegetales que han demostrado ser un buen alimento exclusivamente para las bacterias beneficiosas (amigas) de la flora saprófita y no para las patógenas.

Ventajas del uso de pre y probióticos en cosmética

Obtener prebióticos y probióticos a partir de la fermentación es una técnica muy utilizada y vanguardista porque presenta enormes ventajas. Es limpia, en cuanto que no requiere el uso de solventes o químicos agresivos; es fácil de controlar en laboratorios biotecnológicos; y además permite micronizar determinados activos para incrementar su capacidad de penetración y absorción en la piel, pudiendo incluso incorporar el mismo activo con distintos pesos moleculares.

Entre las acciones que pueden presentar los activos obtenidos a partir de la fermentación, podemos considerar, además de la de hidratar a distintos niveles de la piel, mejorar las defensas de la piel e incluso actuar como booster de conservación y estabilizante de la propia fórmula, minimizando la incorporación de conservantes sintéticos.

Cosmética orgánica y vegetal

En el momento en que se incorpora la biotecnología a los procesos, se realiza una labor de investigación para poder evolucionar con el origen de las materias primas utilizadas en las fórmulas. Por ejemplo, el ácido hialurónico de origen animal se utilizó mucho en cosmética, hasta que surgió la posibilidad de acceder a la misma forma molecular de ácido hialurónico obtenido mediante un proceso de fermentación con azúcares. En la actualidad, no podemos identificar a partir del nombre INCI del etiquetado el origen de esta sustancia, en estos casos hay que elegir laboratorios que tengan como filosofía la selección de activos basados en procesos verdes y éticos.

En Fridda Dorsch, siempre hemos apostado por los productos orgánicos y vegetales, manteniendo un compromiso con el medioambiente y trabajando desde el primer día en hacer una cosmética respetuosa con la piel. Nuestra ética nos conduce a incorporar activos fermentados (ácido hialurónico fermentado de diferentes pesos moleculares), conservantes basados en la biotecnología y prebióticos que son oligosacáridos (azúcares) y se han sometido a estudios en cuanto a sus beneficios sobre exclusivamente la flora saprófita, la patógena se debilita (no le alimenta), como en el caso de nuestro producto Go Organic Serum Booster, para lograr un efecto antienvejecimiento más natural.

Serum booster Go Organic

Beneficios de los probióticos para la salud de la piel

El déficit de estos activos en la piel tiene repercusiones en la salud de nuestra piel. El número de bacterias protectoras debe estar en equilibrio, sin embargo, depende de que encuentren su alimento y espacio. Con la edad, nuestra piel genera menos células muertas, lípidos, etc. Los agentes externos como el sol, el viento y los productos agresivos sobre la piel, como un exceso de limpieza, hacen que se pueda reducir su existencia.

Las consecuencias serían desequilibrios homeostáticos, ya que se trata de un ecosistema. Las bacterias dejarán de alimentarse de sustancias de desecho de nuestra piel y ellas no producirán las sustancias antimicrobianas necesarias para defendernos. Esto revierte en problemas de naturaleza inmunitaria. Además, los patógenos se encontrarán con un espacio para ocupar, lo que nos puede llevar a enfermedades infecciosas. Por tanto, el uso de estos activos es muy beneficioso para la salud de nuestra piel.

Podemos, por lo tanto, decir que la fermentación es un buen proceso para obtener activos, limpio y avalado por siglos de experiencia. Además, estos activos obtenidos mediante estos procesos biotecnológicos actúan a nivel fisiológico de la piel, respetándola y mejorando sus funciones vitales.