Fridda Dorsch -- Cesta

Tu cesta

Envío gratuito a partir de 60 €  Ver condiciones Protección de datos aquí

Vitaminas en la piel...

photo credit: aka*Travz via photopin cc

photo credit: aka*Travz via photopin cc,

 

Las vitaminas se utilizan desde hace muchos años para el cuidado de la piel, las más utilizadas son las Vitaminas A, B, C y E. Todas ellas tienen una dilatada experiencia en uso tópico y diversos estudios dermatológicos avalan su eficacia para tratar desordenes de la piel.

Siguiendo un orden alfabético, los beneficios que podemos atribuir a cada una de estas vitaminas son : La Vitamina A (Retinol) se ha aplicado desde hace más de 40 años en los tratamientos contra el acné, actualmente se utiliza para tratar arrugas y manchas por su conocido efecto renovador de las células de la piel. Las sustancias del grupo de la Vitamina B (Niacinamida, Biotina y Pantenol) están presentes en nuestros tejidos y contribuyen a mejorar la retención del agua de la piel y el cabello así como su lubricidad. La Vitamina C favorece la producción del colágeno y actúa como antioxidante, aumenta la luminosidad, elasticidad y firmeza de la piel. La Vitamina E es un potente antioxidante, previene el envejecimiento de la piel causado por los radicales libres, usarla antes de una exposición solar disminuye la formación de eritema, edema y quemadura.

Estas vitaminas se absorben perfectamente en la piel, su actividad, sin embargo depende de su estabilidad, pues en contacto con el aire y la luz se oxidarán rápidamente y no producirán los beneficios esperados. Los sistemas más utilizados para estabilizarlas consisten en realizar una modificación química en su molécula, por ejemplo con fosfatos, de forma que en contacto con la piel se separa y libera la vitamina. O bien utilizando técnicas de encapsulación.

Las técnicas de encapsulación pueden ser, por ejemplo, cápsulas de gelatina, liposomas o nano partículas de lípidos sólidos que recogen en su interior la vitamina. Las cápsulas de gelatina se realizan casi siempre a partir de proteínas de origen animal (huesos, pieles y tejidos animales, o del pescado), no obstante hay una demanda creciente a favor de su obtención a partir de materias primas vegetales como el tapioca o la patata. Los liposomas son unas esferas compuestas por fosfolípidos que se obtienen a partir de vegetales como la soja. En su interior, la vitamina se mantiene estable al encontrarse preservada de la luz y el aire, cuando la membrana del liposoma entra en contacto con la piel, se rompe y libera la vitamina que es absorbida por la piel.

En Fridda Dorsch utilizamos Sistemas de encapsulación de Sólidos Lípidos, es decir, membranas de tamaño superior a 200 nm realizadas a partir de lípidos sólidos (ceras, ceramidas, fosfolípidos…) que en contacto con la piel se funden y liberan la vitamina encapsulada en su interior. Este sistema patentado es más sofisticado y permite una alta biodisponibilidad. Adicionalmente, el hecho de que el activo se libere de forma retardada, también minimiza reacciones alérgicas, más comunes en el caso del retinol.

tratamientos

Deja un comentario